Uno de los elementos más importantes de un acto es el presídium, es decir,el grupo de personas que encabezan un acto, ya sea que estén de pie, sentados, con mesa, etc., y donde ubicamos a los invitados que presiden el evento, sea un acto oficial, privado o social.

La ubicación del presídium suele ser al centro del escenario , al alcance, visualmente, de los asistentes y así puedan observarlos sin dificultad. En algunas ocasiones se coloca un tapanco o practicables para dar una altura mayor y que así destaquen, aún más visualmente del resto del salón, sobre todo cuando se trata de muchos espectadores o asistentes.

Al ser un punto de gran importancia, debemos ser cuidadosos con su montaje , buscando un equilibrio entre los demás, elementos accesorios y los objetivos del evento y los participantes.

Para ello, unas fotografías para ejemplificar:

En esta imagen notamos un excesivo número de botellas de agua, que distraen, sin dudar, la atención del público y del propio presídium, de igual forma, el tener platos con botanas sobre la mesa, resta formalidad al evento.

En este ejemplo es claro que si bien los colores usados en el mantel son parecidos, en tonalidad , con los usados en el ciclorama, los elementos arriba mencionados generan ruido y no son de utilidad.

Este montaje determina , claramente, quien ostenta la presidencia, sin embargo , no podemos dejar de mencionar que si bien los arreglos florales dan un toque de color en los eventos, debemos ser cautos con su uso. Podemos provocar un ataque de estornudos si alguno de los integrantes del presídium fuera alérgico al polen. También ciertas flores atraen abejas o avispas, situación que si no prevemos, puede ocasionar un incidente de consecuencias mayores.

El uso de manteles y bambalinas requiere de una atención especial, para evitar que esta “baile” como podemos observar en la foto, pudiendo distraer al público frente al presídium y poniendo en situación bochornosa si alguna de las integrantes del mismo trajera una falda.

Por último, siempre, siempre considerar el número de integrantes en el presídium, así evitamos situaciones como la que vemos en la foto, donde claramente notamos que el tapanco fue menor en relación con el número de participantes, por lo que además de incómodo, es inseguro.

Sirva este ejercicio para tomar nota de algunos errores comunes, pero sirva mejor, para analizar nuestros eventos y montajes.

* Imagenes tomadas de internet.

A %d blogueros les gusta esto: